ASPECTOS ECOLÓGICOS

Con las pavimentaciones en asfalto antinieve y antihielo, se obtendrá un mayor respecto ecológico, una menor contaminación de las capas acuíferas por cloruro de sodio, una menor contaminación por substancias orgánicas volátiles y una mayor disipación de las substancias contaminantes.

  • EFECTOS INMEDIATOS


    La prima verificación del aspecto ECOLÓGICO del asfalto tratado con el programa antinieve / antihielo ya se puede constatar a la hora de la extensión. En esta fase, se reducen considerablemente las emisiones de substancias orgánicas volátiles, normalmente libradas en la atmósfera durante este tipo de operación.

    Los primos que beneficien de esto serán los encargados de la extensión del asfalto que se encuentran en el área donde se está asfaltando (nos referimos por ejemplo a los centros de las ciudades).
  • EFECTOS A LARGO PLAZO


    Además de esta primera ventaja, fácil de verificar, tanto de manera empírica que instrumental, también se reducen las emisiones a lo largo de toda la duración de vida del asfalto. Esta característica necesita de un mayor esmero en las verificaciones, que sólo son posibles por mediciones instrumentales, cuyos resultados tienen que ser comparados cuidadosamente con otros recogidos en asfaltos ordinarios, pero en situaciones similares.

    De esta segunda característica ECOLÓGICA del asfalto tratado con el programa antinieve / antihielo, los beneficiados son sin duda los usuarios que viajan en los vehículos, los peatones y, por supuesto, los habitantes que viven a lo largo del territorio donde se encuentran esas pavimentaciones.
  • MENORES EMISIONES


    La menor emisión de substancias orgánicas volátiles libradas por el asfalto ecológico tratado con el programa antinieve / antihielo también se nota cuando, tras varios años (al menos más del doble que los de un asfalto normal) se estima tener que quitar por fresado la pavimentación, ahora ya considerada “vieja”. En este caso también se podrá notar una reducción considerable de substancias orgánicas volátiles libradas en la atmósfera. Una vez más, los beneficiados serán los encargados de los trabajos, los habitantes que viven en zonas cercanas a las donde se efectúan los trabajos, los usuarios y, desde luego, como en las anteriores situaciones, el ambiente beneficiará de esto.

    Habría que tener cuidado especial con la simple indicación de “substancias orgánicas volátiles libradas en la atmósfera”. Dichas substancias son consideradas por algunos investigadores como no peligrosas para la salud humana, mientras que otros, de la misma respetabilidad, afirman lo contrario. En caso de duda, una reducción sensible de las emisiones por parte de las pavimentaciones realizadas con el asfalto ecológico tratado con el programa antinieve / antihielo, tendría que ser, de cualquier modo, más que confortadora.
  • MAYOR DISIPACIÓN DE LA CONTAMINACIÓN


    Otro aspecto ecológico de las pavimentaciones realizadas con el asfalto ecológico tratado con el programa antinieve / antihielo consiste en la capacidad de disipar las emisiones contaminantes libradas durante las combustiones en general, incluidas las de los vehículos motorizados. No se trata de una simple conversión de las substancias depositadas en el suelo, sino de la substancias volátiles presentes en la atmósfera.

    Por esta característica también, mayores sean los espesores de asfalto ecológico tratado con el programa antinieve / antihielo colocado en el suelo, mejores serán los resultados.

    Este valor ecológico no es fácil de verificar de manera instrumental. Es cuestión de medir las diferencias del nivel de contaminación en la atmósfera, hasta diez o veinte metros más arriba que el nivel de la pavimentación de las carreteras. Este tipo de control debería de ser relativamente sencillo, puesto que ya está muy practicado. Sin embargo, la dificultad aparece cuando se quieran comparar los resultados constatados en las pavimentaciones realizadas con el asfalto ecológico con el programa antinieve / antihielo, en comparación con los asfaltos ordinarios, en igualdad de condiciones contaminantes y atmosféricas, incluidas las corrientes de aire.

    Uno de los posibles puntos donde pueden encontrarse condiciones óptimas que también permitan comparaciones apropiadas, es la verificación del asfalto colocado en el interior de túneles. En estos sitios, es posible limitar, al menos en parte, la variable de las corrientes de aire.

    Obviamente, debe existir una recogida histórica de datos sobre la contaminación de dichos sitios, realizada cuando la pavimentación era con asfalto ordinario y por un monitorización cuidadosa del tráfico. Después de que, en los mismos túneles, hayan sido colocadas las pavimentaciones realizadas con el asfalto ecológico tratado con el programa antinieve / antihielo, se deja transcurrir al menos un año antes de empezar las verificaciones en los valores contaminantes, que tendrían que ser repetidas más veces por año, durante al menos siete años.
  • MENOR CONTAMINACIÓN POR CLORURO DE SODIO


    En fin, pero no por ello menos importante, hay un quinto aspecto ecológico de las pavimentaciones realizadas con el asfalto ecológico tratado con el programa antinieve / antihielo.

    Consiste en el hecho de que este tipo de pavimentación no necesita de ser rociada con sal también durante las heladas fuertes y/o continuas, obviamente con tal que sean respetadas las indicaciones de los espesores para colocar, además de la de los mayores tiempos de reposo posibles del betún que contiene el programa.

    Sin embargo, también en el caso de colocación de espesores limitados de asfalto ecológico (es decir, inferiores a los indicados), si no se obtiene la anulación total de las intervenciones de esparcimiento de sal, estas últimas quedarán seguramente reducidas de manera considerable.

    De esto deriva que, como consecuencia natural, podrán ser anuladas y/o disminuidas las contaminaciones por dispersión en el suelo de cloruro de sodio. Concretamente, se reduce la contaminación, también de cloruro de sodio, de los terrenos limítrofes a las pavimentaciones, de las aguas de superficie que corren en estos terrenos en razón de nevadas o lluvias, es decir de arroyos, torrentes y ríos, y por lo tanto de las capas acuíferas más abajo.

    Se trata de un tipo de contaminación que, si no queda interrumpido lo más pronto posible, podría conllevar ante todo situaciones de daño irreversible para la agricultura y la zootecnía, la pesca de agua dulce y, posteriormente, también un daño para la salud de las personas. En este caso, debería ser interés, del mundo agrícola primero y del sanitario después, de considerar las ventajas de la extensión de pavimentaciones realizadas con el asfalto ecológico tratado con el programa antinieve y antihielo.
  • CONSIDERACIONES FINALES


    Las ventajas ecológicas presentadas hasta aquí evidencian de modo claro cuanto un asfalto con estas características, diferentes de las pavimentaciones normales, debería merecer la atención de evaluación de toda persona responsable de las elecciones en términos de calidad de los asfaltos para usar.

    Son elecciones que se podrían considerar inalienables, tanto en el caso de pavimentaciones privadas que públicas, por lo tanto con interés de evaluación por parte de proyectistas, empresarios y también administradores públicos, con tal que deán importancia a su salud, así como a las de todas las personas, del ambiente y por lo tanto del planeta.

    Un interés que debería hasta prescindir de las características primarias del asfalto ecológico tratado con nuestro programa, o sea propiedades antinieve y antihielo. De hecho, una de las ventajas secundarias de este programa para asfalto antinieve / antihielo es también la de tener un punto de ablandamiento desplazado hacia el segmento alto de las temperaturas. Por lo tanto, tendremos un asfalto capaz de resistir a las deformaciones en presencia de altas temperaturas, de manera seguramente mejor en comparación con un asfalto común

    Se desprende que este asfalto ecológico que contiene el programa antinieve / antihielo no sólo es válido para ser colocado en las zonas en riesgo de nevadas o heladas, sino también es un tipo de pavimentación válida para ser colocada en los territorios notoriamente calientes por sus características secundarias, especialmente ecológicas, además que de resistencia al ablandamiento.